Islandia en 5 días

Algunos de vosotros ya sabréis que en Abril hicimos un viaje “fugaz” a Islandia. Era nuestra primera visita a ese país, y la verdad es que hemos vuelto enamorados. Como Internet nos sirvió de mucha ayuda para planificar el viaje, queremos aportar nuestro granito de arena para ayudar a aquellos que vayáis a viajar próximamente o para los que os lo estáis pensando.

Para empezar comentaros que viajamos con la compañía Wow Air (Alicante-Reykjavik) por 380€ ida y vuelta (persona). Alquilamos un coche a través de Reykjavik Cars (en principio un suzuki 4×4 pero nos lo cambiaron por uno más grande por el viento que hacía).

Nosotros fuimos a Islandia en Abril, y si, podemos afirmar que el clima allí es completamente cambiante. Las temperaturas fueron de -4 a 12 grados. El problema es el viento, que hace que la sensación térmica sea de mucho menos. Así que fuimos enfundados en ropa de nieve, buenas botas y ropa térmica. Es muy importante llevar ropa impermeable por los posibles chaparrones.

Hay gente que no sabe si es mejor viajar en invierno o en verano. Islandia está preparada para los turistas de Junio a Septiembre. Nosotros nos encontramos con el problema de que la mayoría de cosas estaban cerradas porque fuimos fuera de la temporada alta. Pero hay que decir que el paisaje de Islandia  que vimos seguramente sea totalmente diferente al verano. En cuanto a días, creo que 10 días sería perfecto para conocer todo lo básico e indispensable de Islandia.

La forma más barata de viajar es durmiendo en campings, pero en nuestro caso no pudo ser así porque estaban cerrados. Así que allá voy a desglosar el viaje:

Día 0

Alicante-Reyjkavik.- Llegada al aeropuerto a las 2.05 (hora local), recogida de coche. Alojamiento en el Hotel Berg en Keflavik, a 10 minutos del aeropuerto. Un hotel precioso con unas vistas que te dan una idea de lo que te espera al día siguiente.

Día 1

Círculo dorado. Visita a Pingvellir (primer parlamento europeo), Cascada de Gullfoss y Geysir y Strokkur. Esta es una de las zonas más turísticas del país, está todo muy bien señalizado y lo mejor es que durante el trayecto de un sitio a otro no te cansas de ver el paisaje. El Círculo Dorado es una opción si no dispones de tiempo. Si viajas un fin de semana a Islandia podrías hacer Reykiavik- Cículo Dorado- Blue Lagoon. Como toma de contacto está bastante bien.

Paramos en Selfoss para echar gasolina, aprovecho para decir que siempre se vaya con el depósito lleno, porque nunca se sabe cuando puede aparecer una gasolinera. Y también es muy importante que probéis en un núcleo urbano si la tarjeta os da algún problema para pagar. Aquí se paga con tarjeta hasta los cafés.

De camino a nuestro hotel , Welcome Lambafell Guesthouse, paramos en todo aquello que era digno de ver. Recomiendo 100% este hotel, situado en la nada, entre glaciares y volcanes. Impresionante.

Día 2

Tomamos dirección Vik, y paramos en las cascadas de Skogafoss Seljalandsfoss (en la que puedes pasar por detrás de la cascada y empaparte si tienes un día de viento, como fue nuestro caso)

Visita obligada la playa de negra de Vik, una pena el mal tiempo que tuvimos, que no nos permitió pasar por ella, pero merece la pena visitar y contemplar tanta belleza.

Ese día teníamos previsto una excursión al glaciar con Glaciar Jeeps, pero nos dieron las coordenadas mal y terminamos en una carretera F (de las que están prohibidas en invierno) y tuvieron que venir a rescatarnos, porque acabamos en la cima de una montaña sin carretera ni nada. Fue un momento de bastante tensión y después de una clase fugaz de conducción extrema pudimos bajar. La excursión (150€ 3 horas) no la hicimos, pero vamos que en el glaciar estuvimos en nuestro propio coche (qué horror, pelos como escarpias cada vez que lo pienso) Así que aseguraros del sitio de partida y por favor, cuidado con las carreteras F.

Más tarde, y para quitarnos el susto de encima, visitamos la laguna de Jokulsarlon, para mí uno de los sitios más espectaculares de la isla, por mucho que os la describa es imposible que podáis imaginaros semejante grandeza. Es increíble. Hay excursiones por el lago, pero no sé si merecerán mucho la pena. Lo que aconsejamos es patear la zona, verla desde sus orillas, desde lo alto, desde la playa… y sacar infinidad de fotos.

Más tarde fuimos a Höfn a cenar, pero el restaurante que nos habían dicho estaba cerrado. Así que dimos una vuelta y nos retiramos a la granja donde pasaríamos la noche. Hay un sistema de alojamiento en granjas en Islandia que está muy bien. Sin duda  Guesthouse Nypugardar es una de ellas. La familia es encantadora y la señora cocina que es una maravilla (si podéis probar su cordero y el salmón, os lo recomendarmos, para rechupetearse los dedos). La granja está en la nada, como la mayoría de las cosas, pero el entorno es de una belleza infinita (está a 15 minutos de Höfn)

Guesthouse Nypugardar

Día 3

Este fue sin duda un tute de día. Cogimos el coche y tiramos para Seydisfjordur, uno de los pueblos más bonitos que he visto en Islandia (en un fiordo) Para llegar allí tuvimos que subir un alto, donde estaban todos los islandeses de la zona esquiando. Al bajar paramos a comer en Eggilstadir (aunque el sitio al que queríamos ir tampoco estaba abierto hasta Junio) En el trayecto del sur a esta parte de la Isla paramos en varios sitios, como por ejemplo en el lago de Lagarflot (donde hay una leyenda como el Monstruo del Lago Ness, pero en este caso del lago Lagarflot) La zona este apenas pudimos conocerla, porque no nos daba tiempo pero seguramente merecía mucho la pena.

Al final del día llegamos a nuestro destino, pasando por la catarata de Detifoss y la solfatara de Hverir. Nuestro alojamiento estaba pegado al lago Myvatn, Vogafjos Guestahouse, unas cabañas de madera la mar de bonitas, con un comedor/granja muy chulo. Aprovechamos para acabar el día relajados, visitar unas cuevas que hay alrededor, y visitar sus piscinas, que dicen que son como el lago azul pero en pequeño y menos turístico (luego pudimos comprobar que el Blue Lagoon es de visita obligada) Estas piscinas son más baratas y pequeñas y también merecen la pena.

Día 4

Subimos hasta Husavik donde teníamos una excursión contratada para ver ballenas (de 3 horas) Nos dijeron que por esas fechas era difícil ver alguna (que el día anterior vieron una) pero tuvimos un montón de suerte y vimos una  jorobada y una blanca que no paraban de salir a la superficie. Contratamos a Northsailing y solo tengo buenas palabras para ellos. El guía fue genial. Aprovecho para decir que la gente vaya muuuy abrigada, no olvidemos que estamos en el Mar Ártico, y como sople un poco de viento… A pesar de que te dan un mono especial, ninguna cosa está de más. Para finalizar el viaje te dan un bollo y un chocolate (en mi caso no pude tomarlo, porque me mareé  y les vomité a las pobres ballenas, aún me siento culpable) Lo que tengo claro, es que jamás se me olvidará esa primera imagen de ver a una ballena por primera vez, te emociona (o por lo menos a mí)

De camino a Akureyri (el segundo núcleo “urbano” de Islandia) paramos en la cascada de Godafoss (impresionante, para no variar) Al entrar en Akureyri te sientes extraño después de tantos días en solitario (no sé cómo será en verano, pero nosotros estuvimos solos con la naturaleza) Y aquí fue el palizón del viaje, 5 horas y media de conducción a Reyjkavik, si podéis pasar un día en los fiordos occidentales es una buena opción, dicen que valen la pena, y además no es tanta paliza. Por el camino paramos en varios sitios, acantilados, montañas, cascadas, etc que como describa todo no acabo nunca. Antes de llegar a la capital pasamos por un túnel debajo del agua de muchos kilómetros (y un poco de agobio)

Teníamos reservadas dos noches en el hotel Reyjkavik Lights, a 15 min andando del centro de la ciudad. Pasemos por el centro y el paseo que tienen por el mar. Visita obligada la Catedral y el Harpa.

Día 5

Pateamos la ciudad, la calle más comercial (donde aprovechamos para hacer compras) y comimos tiburón en el Café Loki, con vistas a la catedral. La ciudad en un día se visita perfectamente (depende de los museos que se quieran ver y esas cosas) Como a nosotros nos faltaba tiempo, decidimos ir por la tarde al Blue Lagoon, y menos mal que lo decidimos, porque es digno de ver. Aquí si que nos encontramos turistas (como en el Círculo Dorado) El lago está a 20 minutos y es increíble. La entrada es un poco (bastante) cara pero no se visitan lugares así toda la vida, así que merece la pena meterte en ese agua azul, a menos no sé cuantos fuera y a 40 grados dentro, echarte sílice en la cara. Por supuesto pecamos como la mayoría de la gente, y nos tuvimos que llevar una crema de la tienda.

Al salir fuimos hasta el parque de los 100 cráteres, que queda al lado y visitamos las placas tectónicas Euroasiática y Norteamericana. Por supuesto seguimos parando en cada esquina que nos parecía interesante (que son muchas)

Vuelta a Reyjkavik para dormir y preparar las maletas.

Día 6

Como nuestro avión salía a las 15 horas, aprovechamos para ir hasta un faro cerca de Keflavik, famoso por la cantidad de naufragios que ha tenido, paseamos por los alrededores y fuimos hasta Keflavik. Dejamos el coche y nos fuimos directos al aeropuerto. He decir que así como a la ida todo fue estupendo, la vuelta fue un poco surrealista, ya que todo el avión se dedicó a pedir copas y el baño estuvo con cola durante las 4 horas y media del trayecto. En fin, algo tenía que salir regulero, y sin duda fue el viaje de vuelta.

 

Conclusión: todo el mundo debería visitar este fantástico país, con paisajes cambiantes y completamente diferentes. Nosotros tenemos la asignatura pendiente de volver (pero esta vez en verano) para poder ver sitios que no pudimos ver por estar cerrados por nieve (algunas señales estaban tapadas completamente, llegamos a tener nieve de metro y medio de altura a los lados de la carretera) y para poder ir de camping y poder comer en todos sitios que estaban cerrados. Y no hace falta ir muchos días (aunque es lo idóneo)

Si necesitáis que os amplíe info, o tenéis algún tipo de duda, no dudéis en preguntarme. Estaré encantada de ayudaros.

Y como siempre dije durante el viaje: “Esto no es un viaje, esto es una expedición”

* Todas las fotos son hechas por The Lovely Travel

 

2 Comments

  • ¡¡Me muero por irrr!! Del 4 al 12 espero poder conocer los mismos sitios en los que has estado tú. Todavía estoy haciendo nuestro circuito personal, y la verdad es que me estoy volviendo loca, porque visito blogs a diario y ando todo el día incluyendo cosas que me parecen la leche, jajajajajaja… Voy a tener que quedarme allí a vivir una temporadita para poder verlo todo 🙂

    Da gusto leerte Irene. Tus consejos vienen fenomenal, los tengo apuntados en rojo 😉

    ¡¡Abrazote!!

Say Something