Madeira VI. Resumen de Madeira

Después de esta entrega durante la semana de lugares de Madeira, os hacemos una recopilación de lo que es imprescindible:

– hacer una levada en plena naturaleza en el centro de la Isla de Madeira (Pico Areeiro por supuesto)

– parar en cada pueblo perdido

– ver un atardecer mientras recorres la costa sur por sus carreteras antiguas (Cámara de Lobos-Ribeira Brava-Ponta do Sol) y los amaneceres tampoco están mal (a la foto del post me remito con las islas de Porto Santo)

– Comer un pastel de nata mientras pateas la zona vieja de Funchal

– Ir con bañador o chubasquero a las piscinas naturales (Porto Moniz- San Vicente)

– Celebrar el 1 de Noviembre (en nuestro caso tocó el 30 aniversario) en Curral das Freiras, con sus gentes y su ambientazo en pleno valle

– Recorrer Santana fotografiando sus casas madeirenses

– Ir al fin del mundo en la punta de San Lorenzo y recrear una escena de Star Wars en sus caminos de lava.

#madeira #paraelviaje

Madeira V. Mercados

Una parte muy importante de los viajes es la gastronomía. Por eso siempre intentamos ir a un mercado de cada país para conocer de cerca su gastronomía. En esta foto estamos un domingo en el mercado de Santa Cruz (justo antes de coger el avión) con vistas al mar y un enclave precioso.

Nos gusta: hacer fotografías a los colores vivos de la fruta tan bien colocada que hace que puedas hasta oler cada vez que ves la foto

#madeira #mercado

Madeira IV. Funchal

Si vas a Madeira es necesario perderte por las calles de Funchal por lo menos una tarde (y si es un día mejor que mejor) Debes pasear por su casco antiguo, visitar el mercado dos Lavradores, subir en funicular, ver sus famosos carros (donde te tiran cuesta abajo y no te despeñas porque dios no lo quiere…) Vamos que es necesario.

Nos gusta: sentir vértigo desde las alturas del funicular y mirar como si de una película se tratara

#madeira #ciudad

Madeira III. Porto Moniz

Porto Moniz es conocida por sus piscinas naturales. Pero para nosotros su encanto fue ir en un día de lluvia y ver romper las olas en esas rocas de lava. En verano pueda que sea espectacular, pero nosotros no lo cambiamos por nada (como decían en el anuncio de Wipp Express) Esta pequeña localidad queda en el norte de la Isla de Madeira, zona que recuerda mucho al norte de España por su vegetación y costa.

Nos gusta: seguir la carretera de la costa norte y descubrir paisajes fascinantes, parar el coche y llevarnos un pedacito de ese lugar en una fotografía.

#pequeñosparaisos #madeira

Madeira III. Pico Areeiro

Este es, sin duda, nuestro lugar favorito de la isla. Quizás porque no hemos ido en temporada alta y nos sentimos dueños del mundo por encima de las nubes. El Pico Areeiro está a 1.805 metros de altura y es impresionante (ahora entiendo lo que siente Calleja, jajajaja) Desde Funchal se puede llegar en coche perfectamente por carreteras de anuncio de biodramina. Los valientes hacen rutas andando o en bicicleta.

Nos gusta: respirar aire puro y sentirnos superpequeños con tanta inmensidad 

#madeira #montaña

Madeira II. Restaurante Snack Bar Sol Poente

A primera vista lo que más llama es su ubicación, colgado en un mini acantilado. Por dentro no es gran cosa, pero tiene una mini terraza que hace que la cena sea muy especial. Snack Bar Sol Poente tiene comida casera con precios low cost. Tomamos una pez espada con banana y un bacalao a grelha de rechupete. Por 10-15€ se cena estupendamente (es de los pocos sitios que no te cobran por su inigualable ubicación)

Por supuesto, situado en Ponta do Sol, que como so comentamos fue nuestro campamento base para visitar la Isla de Madeira.

Nos gusta: llegar exhaustos después de un día agotador y disfrutar de una velada en buena compañía y con vistas al mar.

#Madeira #restaurante

Madeira I. Hotel da Vila en Ponta do Sol

Hotel Da Vila, Ponta do Sol (Madeira)

Si, vamos un poco rezagados, pero más vale tarde que nunca. Así que os hemos preparado una serie de posts sobre nuestro viaje a Madeira. Para que si tenéis planeado visitarla no lo dudéis y vayáis a estos sitios maravillosos.

Hoy toca el alojamiento. Pasamos tres días hospedados en Hotel da Vila, un hotel con encanto que forma parte del Estalagem Ponta do Sol en pleno acantilado y del que puedes utilizar sus instalaciones. El hotel está ubicado en uno de los pueblos más bonitos de Madeira (para mí el más bonito sin duda) que es Ponta do Sol. Habitaciones sencillas, diseñadas por un arquitecto, con vistas al mar y un restaurante con un desayuno magnífico. El precio totalmente Low Cost fuera de temporada (como a nosotros nos gusta)

Nos gusta: llegar derrotados de hacer turismo por la isla y encontrarte paz en ese pequeño pueblo, donde sólo escuchar el mar y mirar hacia el infinito.

#Madeira #hotel